PALABRidoras

Palabras que abren la mente, los ojos y el corazón. Fragmentos maestras los libros que leo que enseñan. Lecciones que van calando en la vida.

Una tarde, después de un encuentro en el que yo me lamenté, de una manera muy normla en un adolescente, de la falta de propósito definido que veía en mi vida, me escribió así [mi maestro]:

Lo que aspiras a tener hoy mismo es algo que nadie tiene por completo, y es que muchos de los mejores sólo tienen luces suficientes para el día en que viven o para su más inmediato deber. No serás humilde -la humildad rara vez apela a la juventud-, pero ninguna otra virtud te ha de servir… Es preciso que tengas luces suficientes para conocer cada día las pequeñas cosas que te rodean cuando estás en el colegio o en tu casa. Si las desprecias, llegarán las tinieblas, y no la luz, luz verdadera quiero decir. El éxito y la presunción cierran las ventanas. Y tú tienes más luces que la mayoría, muchas más. Lo que te aflige es mera impaciencia, ni más ni menos; en ocasiones, ya lo ves, puedo ser tan directo como lo eres tú a veces, cosa que no te gusta tanto en otros como en ti, pero esto es provechoso para ti. Aspiras a tener un amigo que sea una espina clavada en tus carnes, y no un eco. Te decepcionaré en muchas cosas. ¡Ay! No queda más remedio, así ha de ser. Pero en esto te aseguro que no te decepcionaré.

‘Una educación incompleta’, de Evelyn Waugh


Recuerda: si llevas material de vivac, vivaquearás…

Yvon Chouinard


No se goza, todo es pérdida si el deseo se logra, pero no contenta. Siempre es más seguro ser lo que se mata que tras esa muerte vivir dicha farsa.

Lady Macbeth, en ‘Macbeth‘, de William Shakespeare


Nunca des explicaciones: tus amigos no las necesitan. Tus enemigos no las creen.

Oscar Wilde


To die will be an awfully big adventure
(En castellano: Morir debe ser una gran aventura)

Peter Pan‘, de James M. Barrie


La suerte que ahora se nos niega puede presentarse en el momento supremo.

La suerte sonríe a los audaces.

Phileas Fogg, en ‘La vuelta al mundo en 80 días‘, de Jules Verne


Posiblemente la más valerosa declaración a favor de la Libertad que se haya hecho en la Historia, de lejos mucho más valerosa que la de William Wallace en Braveheart, la realiza Don Quijote, en uno de sus más brillantes episodios de lucidez y cordura del que encarna la locura humana.

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

Alonso Quijano, ‘Don Quijote’, en ‘El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha‘, capítulo LVIII, segunda parte, de Miguel de Cervantes Saavedra

El silencio es el lenguaje del amor.

– Francisco de Asís

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s