El cerebro y la inteligencia emocional: nuevos descubrimientos, de Daniel Goleman

Empecé yo a leerme este libro con cierto escepticismo acerca de la tan en boca hoy en día Inteligencia Emocional, pero he de reconocer que me ha sido grata la lectura. El libro es finito (de fino, me refiero. Todos los libros son finitos de por sí), apenas llega a las 100 páginas, y es agradable de leer. Divulgación científica para el pueblo llano, conceptos claros y fáciles de entender, bien explicados. Digamos que se trata de un pequeño manual de acercamiento; Goleman ya ha escrito otras muchas páginas sobre este estudio de la inteligencia emocional humana, del que es uno de los principales si no el más principal de sus estudiosos y defensores.

El libro pretende explicar cómo se fundamentan las emociones sobre la base cerebral y más puramente fisiológica. El cerebro es un órgano complicado, sede de la esencia, cárcel del alma y escondite del verdadero corazón humano.

Me gusta mucho y cada vez más la dualidad razón-emoción y la eterna pugna en la que luchan. Creo que saber entenderlas y usarlas con fluidez, con swing, adaptativamente a las necesidades del momento, es vital para ser una persona equilibrada y por tanto para ser una persona feliz. No dejarse llevar por las emociones, saber identificar éstas con la razón y encontrar en ellas algo más que un simple sentimiento puntual es, para mí, cada vez más imprescindible y reconfortante.

No sé si la gestión de las emociones será una inteligencia como tal o no en comparación con otras capacidades cognitivas de la mente. Sin embargo no me cabe la menor duda de que es una capacidad que todas las personas tenemos -sólo es necesario pensar y eso es una elección personal- y que es necesaria para vivir, y antes que eso para sobrevivir. De la misma manera no entendería un ser humano sin la capacidad de emocionarse, de sentir dolor y sufrimiento, de sentir alegría, de sentir amor. Si vemos a alguna persona con esta carencia decimos que es ‘inhumano’, o que no tiene humanidad. El miedo, por ejemplo, me parece que es una emoción porque se trata de la sinrazón pura. Pero el miedo nos alerta de peligros que acechan a nuestra vida y de situaciones potencialmente peligrosas en las que se puede correr el riesgo de perder. Un poco de miedo nos ayuda a sobrevivir, mucho nos bloquea y nos hace perder la razón.

Intuyo que en ese punto medio de la dualidad está la verdadera felicidad del hombre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s