Bolt

Me encanta el deporte. Practicarlo y también verlo. Admiro a los deportistas como a héroes. De un tiempo a esta parte colecciono momentos memorables e históricos del deporte, instantes de leyenda.

Me podrán contar muchas hazañas, cada deporte tiene las suyas, pero creo que no he vivido ninguna más como la que protagonizó la ‘bala’ en el ‘nido’ de Pekín hace ahora 4 años, esa bestia humana llamada Usain Bolt, el mejor velocista de todos los tiempos, el hombre-récord, el portento.

Aprovechando que mañana comienzan los Juegos Olímpicos de Londres 2012 que llevo esperando con ganas para consumir deporte (¿Quién no se pone a mil de motivación a hacer deporte en esos días?!), le hago un homenaje al incombustible Usain Bolt.

Un año después, en Berlín, volvió a batir su propio récord del mundo. Pero la imagen fue en Pekín. Esa noche ridiculizó a todos sus rivales, los hombres más rápidos del mundo, cruzando solo la meta con los brazos abiertos en desaceleración de carrera ya. Una superioridad realmente insultante. Precioso. Magnífico. Leyenda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s