¿Crecer o decrecer? He ahí la cuestión

Ante la coyuntura actual son muchas voces las que se destacan abogando por el decrecimiento como solución. El decrecimiento es una corriente de pensamiento político-económico surgida en los años setenta del pasado siglo a partir de las tesis de algunos intelectuales. Básicamente lo que dice esta corriente decrecentista es que “un crecimiento ilimitado es incompatible con un planeta limitado”. 

El decrecimiento tiene una vertiente macroeconómica que habla de la sostenibilidad como criterio para el diseño de las sociedades y otra, muy relacionada con la anterior, que se basa en la reorganización de la propia vida a través de una apuesta por valores menos basados en la competitividad y el consumo, y más orientados hacia el disfrute de la actividad social y las relaciones humanas.

¿Es bueno decrecer?

Bien, así de primeras no lo sé. Es un planteamiento nuevo. Empecemos el razonamiento lógico con el contrario y que tomaré como premisa principal: No es malo crecer. Los seres vivos nacemos, CRECEMOS, nos reproducimos y morimos. Cabe la posibilidad de que existan matices, pero ahora lo veremos.

Si creo que crecer no es malo, pensaré que es algo bueno, positivo. Crecer es pasar de un estado pequeño a uno grande. Crecer en conocimiento es saber más. Crecer en economía es tener más riqueza. Puedo pensar por tanto que ser rico no es malo sino algo  a lo que tender. Los países, las regiones, las personas… aspiran a generar riqueza. La riqueza da más posibilidades, mayores oportunidades y, no lo neguemos, mayor oportunidad para vivir en bienestar. El dinero no da la felicidad; pero ayuda. Vaya que si ayuda. Por lo tanto puedo pensar que generar riqueza no es algo malo. Como generar sabiduría tampoco. ¿Por qué habría que decrecer entonces? ¿Significa ir hacia detrás?

La Naturaleza es sabia

Y cuando hay algo que no entiendo procuro recurrir a ella. A menudo la Naturaleza nos enseña que crecer es bueno pero existen ejemplos de que crecer excesivamente puede sobresaturar un sistema. Ejemplos: crecimientos excedidos de poblaciones de una especie por no tener depredadores, la reproducción descontrolada de células que provoca el cáncer. Una conclusión a la que podemos llegar es que un crecimiento desmesurado puede llegar a saturar un sistema ocasionando en ocasiones la muerte. Crecer es bueno. Llegar a extremos, como casi siempre, no. Afortunadamente, la Naturaleza, o los sistemas, disponen de mecanismos de autoregulación que permiten realizar un mínimo control para tender al equilibrio.

Hacerse pobre

Dejar de comer ante una obesidad puede ser un ejemplo de que decrecer de volumen puede resultar beneficioso para la salud, para el ánimo. Si se siguiese dejando de comer llegaría a provocar problemas de salud. La falta de nutrientes al cuerpo, el decrecimiento extremo, provocará también entonces una muerte del ser. Decrecer puede ser bueno y necesario a veces. 

Conclusiones

Hay que seguir creciendo. Hay que generar riqueza. El problema es cuando esa riqueza no está generada equilibradamente, cuando las células no se reproducen de forma similar en todo el cuerpo sino que lo hacen de alguna manera por encima de lo normal en una región. Decrecer no es a lo que tiene la vida de un sistema pero a veces puede ser necesario para recuperar un estado saludable. Igual la cuestión no está en si es bueno o malo crecer o decrecer y sí tratar de encontrar un equilibrio, un estado de salud. Si entendemos la economía y el sistema como un ser vivo quizá debamos entender que encontrar una sostenibilidad debe ser lo primordial.

El mundo se debate desde la eternidad en dos facetas, entender la vida desde el individuo o desde la colectividad. Individualismo vs Colectivismo. Quizá… quizá… se trate de entender también en esto dónde está el equilibrio, donde la virtud, dónde el término medio y como casi siempre, nunca se encontrará en los extremos.

El problema es mucho más complejo que esto, aún así. Surgen también otras cuestiones como

Anuncios

Un pensamiento en “¿Crecer o decrecer? He ahí la cuestión

  1. Me encanta esta reflexión.

    Por cierto, sin saberlo, has hecho una reflexión genuinamente liberal. El crecimiento en economia se mide como crecimiento del PIB, pero es sin duda un asunto vinculado estrechamente al crecimiento del crédito.

    Que el credito crezca es bueno, pero cuando se han cometido excesos, la solucion aunque dolorosa, es poner las cosas en su sitio.

    Problema? Si no crece el credito, no crece la actividad economica. En fin, es un asunto de equilibrios como dices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s