SOPA para cenar

Ayer desayunamos con la numerosa huelga liderada de forma más llamativa por los gigantes de internet Google y Wikipedia ante el nuevo proyecto de ley contra el “cese a la piratería en línea” que se presenta en EE.UU.

Por la noche, nos dieron de cenar SOPA con la noticia del cierre del conocido sitio web de servicio de alojamiento de archivos Megaupload por supuesta infracción de derechos de autor, y la detención de varios de sus responsables.

Inmediatamente, instituciones estadounidenses y productoras comerciales recibieron respuesta en forma de ataques webs por parte de hackers bajo la identidad reservada de Anonymous.

Señores, estamos en guerra. O eso parece. Una guerra digital que se libra desde la trinchera de los juzgados en un bando y desde la trinchera de internet. Quizá exagerado todavía el término. De momento las guerras digitales no dejan muertos, me temo y ojalá me equivoque que será uno de los siguientes tipos de guerra que desarrollará la faceta monstruosa del hombre, siempre tan capaz de todo.

Más allá de profecías, lo que sí se puede decir de esto que viene ocurriendo es que refleja lo siguiente:

  1. Que la inquietud y la desaprobación de gran parte de la sociedad es evidente, aunque los ataques no sean éticos ni solucionen nada. (Cito a un amigo que lo dijo antes que yo y al que le tomo prestadas las palabras)
  2. Que la Industria del Entretenimiento, reales artífices detrás de la ley SOPA, no está sabiendo adaptarse al cambio tecnológico que se viene viviendo desde el boom de internet porque no asumen el reto de encontrar un nuevo paradigma de negocio acorde con la tecnología actual y en cambio con leyes así están tratando de poner puertas al campo de forma completamente inútil -como se comprobará en el futuro-. Esto es una cuestión de negocios, a nadie le quepa la menor duda.
Generalizando injustamente, por supuesto, pues existen buenos ejemplos de negocios de éxito como Spotify, Orbyt, etc. El cambio tecnológico está sucediendo a mucha velocidad y muchas industrias, colectivos y sociedades acusan el cambio y se adaptan de forma muy lenta; en última instancia y a otro nivel nos ocurre cada individuo a menudo.

La vida recicla y ‘ganan’ los que se saben adaptar a los cambios y los que no, mueren. Pero el Ser Humano no va a dejar de CREAR ni va a morir el conocimiento por mucha copia que se haga de una obra de autor porque es algo innato al Hombre, está en su esencia crear. Más bien al contrario, se va a potenciar como ya está ocurriendo. No es lo que buscan proteger estas leyes, eso que quede claro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s